"La luz de la pintura es la luz prometida, no la encontrada a diario, por grande que sea su esplendor. No la luz que hace visibles las cosas para andar entre ellas y para regalo de la retina ávida. El corazón, las entrañas, son la metáfora con que el lenguaje común designa desde siempre esa oscuridad habitada que aspira a su propia luz."

María Zambrano